lunes, 27 de agosto de 2007

Reportaje virtual a Silvina Gómez, integrante del grupo Fábulas del Monte

Hace algunos días, les contábamos que el grupo Fábulas del Monte había ganado el concurso 'La canción infantil viene a cuento', organizado en el marco de la 18° Feria del Libro Infantil y Juvenil. La banda actual está conformada por: Tochi Opieczonek (guitarra), María Eugenia Gómez (percusión y voz), Paula Suárez (teclados), Lorena Edelstein (batería y percusión), Mora Martínez (voz y percusión), Facundo Valdez (guitarra), Silvina Gómez (percusión, acordeón y voz) y Beto Satragni (bajo) como invitado especial.

Aquí les presentamos un reportaje virtual a Silvina Gómez, compositora de música infantil e integrante del grupo. ¡Que lo disfruten!


* ¿Cómo nació el grupo Fábulas del Monte?

Fábulas del Monte nació después de largas charlas con nuestro amigo Tucho Salarí, artista plástico concordiense, que desde hace años pinta los animales del monte litoraleño e indaga sus leyendas. Primero fue un disco interactivo (4 fábulas para ver y leer en la computadora y 13 canciones), que hicimos con Tucho y María Eugenia Gómez (escritora y percusionista). Tucho hizo las ilustracione; Mariu, la adaptación de los textos y creación de letras y yo, la música. En cada canción tocaron diferentes músicos argentinos y uruguayos (Beto Satragni, Negro Aguirre, Ney Peraza, Gustavo Etchenique, Tochi Opieczonek, Chungo Monzón, y muchos más). Es decir, no había una banda previa, sino que la banda se formó después del disco. Y estábamos en eso y nos enteramos del concurso “La canción infantil viene a cuento” en la Feria del Libro Infantil y Juvenil en Buenos Aires. Llamé a mis amigos de siempre -músicos maravillosos, hermanos con los que compartimos mucha música desde siempre- para integrar la banda. Armamos cuatro ensayos largos (yo soy la única que no vive en Buenos Aires... hace 4 años vivo en Belo Horizonte, balneario de la costa canaria uruguaya) y salimos a tocar.


* ¿Cuál es el principal objetivo del grupo?

Fábulas del Monte es una producción de música y poesía litoraleña, con aires ribereños, salpicada de ritmos latinoamericanos. La propuesta musical y poética que ofrecemos revaloriza nuestros paisajes, sonidos y sabores. No pretendemos hacer animación infantil, sino tocar esa sensibilidad artística natural en los niños, proponiéndoles algo más jugado a nivel musical: melodías simples pero con un recorrido atonal, armonías mas abiertas, ensambles polirrítmicos ricos a nivel sonoro y tímbrico, etc. Y así, en este camino por andar, vamos encontrando nuestra fauna y los relatos populares que se refieren a ella.




* ¿Cómo son sus canciones? ¿Cuáles son las temáticas principales que les interesa abordar?


Las canciones son esencialmente de raíz litoraleña, pero de un litoral que cruza el Río Uruguay y se va para Montevideo. Y entre medio se van colando ritmos afrolatinos (Perú, Brasil, Cuba). Como soy percusionista, una enamorada de la naturaleza y una exagerada (jaja), los colores y climas abundan. Hay una gran variedad de ensambles rítmicos y muchos instrumentos de percusión: triángulos, cajitas, toc toc, cortinas, platos, cajones, tambores, tumbadoras, metalofón, marimbas de caña, rascadores, entre otros. En este viaje, cada canción recorre una estación diferente. Los temas que nos interesa transmitir están ligados a las fábulas y a sus enseñanzas. Pero sobre todo, el amor universal es la base temática.



* ¿Por qué decidieron dedicarse a hacer música para chicos?

Hace 4 años que vivo en Belo Horizonte, un pueblo que está en el mar, a 57 km de Montevideo, y surgió espontáneamente el trabajo docente con niños, de forma particular y en escuelas. Esto fue nuevo para mí, ya que cuando viví en Buenos Aires toqué con el Negro Aguirre, con Raíces, con Nora Sarmoria (folklore-fusión-candombe-rock-jazz-música urbana) y mis talleres de percusión en movimiento tenían un público adulto. Creo que elegí los niños acá para no extrañar tanto a mis amigos niños de allá, con quienes nos divertimos tanto tocando y bailando. Y así empecé a tener la necesidad de cantar ciertas canciones con los chicos. Y así vino la necesidad de componerlas para llevarlas a la escuela y cantarlas con todos. Y siempre tuvieron buena recepción, salvo una vez que uno me dijo: 'Profesora, esta canción es una porquería'...jajajajaj!!!


* ¿Cómo describirías al público infantil?

Impredecible, creativo, inquieto, disperso, alegre.


* ¿Qué les dirías a los chicos que tienen ganas de aprender a tocar algún instrumento?

Tocar, bailar, cantar, la experiencia del arte en general es única y transformadora: a quien toca, moviliza. Entonces, es necesario buscar maestros que estimulen el amor a la música desde el juego, para no solo formar artistas virtuosos, sino seres sensibles, pensantes y libres.
La clase tiene que ser un lugar de placer y alegría, y no de exigencia. En una primera etapa, me parece que el trabajo integral cuerpo-movimiento-sonido-ritmo-cancion es imprescindible y puede acompañar el proceso de descubrimiento y aprendizaje de un instrumento.


Gracias, Silvina!!!

3 comentarios:

RadioNuna dijo...

Bueno parece que el 2009 fue un año de descubrimientos para mi, respecto de la música infantil, primero me encontré con Sebastian Monk con “Nuevas canciones para niños sin sueño” después “Fabulas del monte” y ahora tu blog, maravilloso 2009!!!
Lo dice un hombre de cuarenta largos.

Anónimo dijo...

silvii la mejor profesora de musica que a un niño le podria tocar te quiero mucho anaclara peña

Ana Julia Menna dijo...

Recién llego de escuchar a Fábulas del Monte en un escenario de mi pueblo. Maravilloso y muy cuidado lo que hace!!! Fui a saludarlos cuando terminaron y me obsequiaron con un cd; por eso ahora mi hija y su amiguita están jugando con cintas y su música. Felicitaciones!!!!!!
Ana Julia Menna
San Cayetano
Pcia de Buenos Aires