lunes, 10 de julio de 2006

Museo Anconetani del Acordeón (MUSA)




En el corazón del barrio porteño de Chacarita, un museo rinde tributo a una familia de luthiers (wiki) cuyo nombre está ligado a la música desde hace más de un siglo: se trata del Museo Anconetani del Acordeón.
La historia comenzó en Loreto, provincia de Ancona, Italia. Allí, en 1879, nació Giovanni Anconetani, el patriarca de esta familia tan particular.




Giovanni, además de ser un eximio concertista de acordeón (wiki), trabajaba como representante de la fábrica italiana Paolo Soprani. Su tarea consistía en viajar por Europa y América Latina difundiendo el acordeón.




Con el paso del tiempo, Giovanni sufría cada vez más cuando llegaba el momento de la partida: Buenos Aires lo había enamorado. Por eso, después de muchos viajes, tomó una decisión que le cambiaría la vida.
En 1912 decidió radicarse definitivamente en Argentina. Aquí se casó con Elvira Moretti, con quien tuvo cinco hijos: Josefina, Luis, Juan, María y Nazareno.





En 1918, luego de mudarse a Chacarita, Giovanni convirtió al primer piso de la casa de Guevara 478 en un taller en el que comenzaría a forjar una leyenda: allí instaló su fábrica artesanal de acordeones, la única en Sudamérica.





De los hijos de Giovanni, hoy sólo sobreviven dos: Josefina, la más grande, y Nazareno, el benjamín de los Anconetani. Nazareno hoy vive lleno de recuerdos: sus 85 años acumulan anécdotas con las que podría escribir libros enteros:


Nazareno Anconetani, el mayor de los hijos de Giovanni.

En un principio, Elvira, la mujer de Giovanni, se encargaba de las tareas domésticas. Pero Nazareno cuenta que todo cambió un día, gracias a un mate que Elvira le ofreció a su esposo:



Desde pequeños, los cinco hijos del matrimonio Anconetani aprendieron el oficio y, al mismo tiempo, desarrollaron su vocación por la música. Juntos formaron una orquesta que tocaba en los bailes de aquella época. Pero Nazareno confiesa que los hermanos eran demasiado traviesos y, la mayoría de las veces, lograban enfurecer al viejo Anconetani:



En 1941, Giovanni murió. Sus hijos, entrenados en el oficio, se hicieron cargo de la fábrica. Desde entonces, cientos de músicos interpretan sus acordeones. Entre los más destacados están Antonio Tarragó Ros, Julio Ermani (Gasparín) y el Chango Spasiuk.
Chango Spasiuk / 'El toro':





Los acordeones Anconetani son reconocidos internacionalmente y han obtenido premios en varios países debido a las innovaciones técnicas que esta familia de artesanos le ha aportado al instrumento. A lo largo de los años, muchos intentaron comprar la fábrica. Pero Nazareno explica por qué la familia nunca quiso venderla:




Raúl Barboza, 'el embajador del Chamamé', es otro de los artistas que eligen los acordeones Anconetani.
Raúl Barboza / Cherógape:

Incluso Nazareno recuerda cómo un consejo de sus hermanos le abrió a Barboza las puertas de Europa:



Hoy, los nietos y bisnietos del viejo Anconetani siguen fabricando acordeones, liderados por Nazareno. Y hace un tiempo, una casualidad hizo que sus nietas encontraran una manera de rendirle homenaje a tantos años de trabajo. Elvira, nieta de Giovanni, recuerda cómo nació la idea de hacer un museo del acordeón:



El Museo Anconetani del Acordeón se inauguró el 18 de noviembre de 2005, en la misma casa de Chacarita en donde hace casi un siglo se instaló Giovanni Anconetani.




El Museo tiene cuatro salas en las que se pueden apreciar acordeones antiguos (el más preciado es un acordeón alemán de 1870), fotografías de la familia y hasta una réplica del taller del primer piso en donde aún hoy siguen fabricando esos instrumentos.
Pero los Anconetani van por más: planean abrir un taller de acordeón para niños y adultos. Mientras este proyecto cobra forma, se puede visitar el museo, ubicado en Guevara 492, en la ciudad de Buenos Aires. Eso sí: las visitas son siempre guiadas por un integrante de esta familia que ya cuenta con cuatro generaciones de luthiers. El teléfono para concertar una visita gratuita es el 4553-9440.





Links:
Museo Anconetani en web oficial de Museos de Buenos Aires
Nota sobre los luthiers Anconetani en sitio Fundart
Nota por 100 años de la fábrica Anconetani (Clarín)

2 comentarios:

Julián Gallo dijo...

Muy interesante

Anónimo dijo...

hola bueno nosotros somos del mismo apellido felicitaciones por lo qe han echo por las cosas qe lograron en argentina

nosotros somos de la pampa argentina donde ahi varias familias quisieramos saber si hay algun parentezco. segun unos tios el padre de luis dario anconetani qe vino a argentina por el año 1900.
se llamaba nazareno anconetani

si pudieran contestar veriamos con agrado la misma saludos atentamente rodrigo anconetani

mi e-mail es roy_a3@hotmail.com